Puede sonar extraño, pero dejar un clavo en las plantas antes de salir por mucho tiempo es un truco efectivo. Averigüe para qué se utiliza aquí.

Comencemos por ensamblar el sistema. Tome el clavo y el alambre y deje un extremo del alambre a unos 10 cm por encima de la cabeza del clavo. Luego envuelva toda la uña con el alambre, dejando solo 1-2 cm de alambre suelto en la punta. Una vez que hayas enrollado completamente el clavo, haz un nudo para asegurar el alambre. Ahora tienes dos extremos: uno de 10 cm de largo, que permanece en la cabeza de la uña, y el otro más largo.

Toma el extremo más largo del alambre y colócale un peso, como un clavo o un perno más largo. Fije firmemente el contrapeso al cable. Ahora sumerja todo el sistema recién creado en agua durante unos minutos. El hilo absorbe agua y se vuelve fangoso y húmedo.

Un sistema de riego de bricolaje

Después de unos minutos, retire el sistema del agua y tome la botella. Luego llene la botella con agua e inserte el contrapeso con el alambre en la botella. Asegúrate de que el clavo penetre en la tierra de la maceta en la que se encuentra la planta. De esta manera, el agua se distribuye a las raíces de las plantas por el principio de acción capilar.

¿Cómo funciona? El principio de la acción capilar se basa en la propiedad del agua de subir en pequeños tubos, por ejemplo los vasos sanguíneos de las plantas. Gracias a las fuerzas de cohesión y adhesión, el agua se mueve contra la fuerza de la gravedad y asegura así el riego de las plantas por transporte capilar.

Gracias a este sencillo y casero sistema de riego, el agua se transmite gradualmente a las raíces de tus plantas, que así permanecen hidratadas durante un periodo prolongado de tiempo. El cable de succión actúa como un canal de transporte y transporta el agua desde la botella hasta el suelo circundante.

A medida que el suelo se seca, el agua se transporta gradualmente a través de las fibras del hilo y cae gota a gota en el suelo, asegurando así un riego constante y adecuado de las plantas.

Un clavo en las plantas salva la temporada navideña

Este método de riego de bricolaje es económico, ecológico y puede ser un salvavidas para aquellos que quieren viajar sin tener que preocuparse por sus queridas plantas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta las necesidades específicas de las plantas que se quieren regar de esta manera. Esto se debe a que algunas plantas pueden necesitar más o menos agua. Por lo tanto, es recomendable experimentar mientras estamos fuera y vigilar de cerca las plantas.

Así que, si necesitas una solución práctica para regar tus plantas durante las vacaciones, ¿por qué no pruebas este método creativo y rentable?