Descubre cómo mantener frescas las mandarinas durante todo el año, incluso fuera de temporada, utilizando un método de conservación tradicional. Mandarinas de temporada: una delicia culinaria Las mandarinas, apreciadas por su sabor dulce y su popularidad entre todas las edades, especialmente entre los niños, normalmente se cosechan de octubre a febrero. Esta disponibilidad estacional los hace más sabrosos y asequibles durante estos meses. Comer alimentos de temporada producidos localmente respalda las economías locales y reduce la necesidad de productos importados. Conservación de mandarinas: un método antiguo Sin embargo, no tiene por qué perderse las mandarinas una vez que termina su temporada. Aplicando una técnica de conservación del pasado, podrás disfrutar de mandarinas frescas durante todo el año. A continuación te explicamos cómo preparar esta deliciosa conserva. Ingredientes:
  • 2 kg de mandarinas
  • tarros de conserva
  • Agua hirviendo
  • 2 dientes
  • 1 rama de canela
  • 180 g de azúcar granulada
Método:
  1. Preparar las mandarinas : Comience pelando las mandarinas firmes. Retire la cáscara exterior y todas las partes blancas (albedo), que es fibrosa pero no es necesaria para esta receta.
  2. Colocación de los tarros : Coloque los gajos de mandarina preparados en tarros de conserva limpios.
  3. Remojo inicial : Vierta agua hirviendo en los frascos, cubriendo las mandarinas. Sella los frascos con sus tapas y déjalos reposar durante unos 15 minutos.
  4. Preparar el almíbar : Después de que las mandarinas se hayan remojado, escurre el agua en una cacerola. Agrega los clavos, la rama de canela y el azúcar al agua y deja hervir. Este proceso no lleva mucho tiempo: solo el tiempo suficiente para disolver el azúcar e infundir las especias en el almíbar.
  5. Llenar los frascos : Retire las especias, luego vierta el almíbar especiado caliente sobre las mandarinas en los frascos.
  6. Sellar y enfriar : Apriete las tapas de los frascos y envuélvalos en un paño o toalla para que se enfríen lentamente.
Almacenamiento: Una vez enfriados, guarde los frascos en su despensa. Estas mandarinas bellamente conservadas están listas para disfrutar en cualquier época del año, lo que garantiza que siempre tendrá mandarinas frescas a mano.