Semillas, tierra, agua y sol. Esta es la receta para el crecimiento de plantas y verduras. Y no tiene por qué implementarse solo en el huerto. ¡Descubre cómo puedes usar las sobras de tu cocina para cultivar frutas y verduras en casa!

Un hueso de aguacate, la parte superior de una piña, un trozo de cebolla, las semillas de un pepino y las de un limón. Las frutas y verduras siempre contienen los elementos necesarios para regenerarse y volver a crecer, solo hay que saber reconocerlas y aprovecharlas.

Este es el caso de los huesos de aguacate, la mitad de los cuales solo necesitan remojarse durante unos meses antes de transferirlos al suelo. O cebollas, cuyos residuos puedes plantar directamente en una maceta de barro, así como pepino y semillas de limón. ¿A qué esperas? ¡Elige las verduras que más te gusten y descubre cómo cultivarlas en casa o en tu balcón!