Echemos un vistazo a cómo reconocer la enfermedad fúngica del tomate de inmediato. Descubre aquí cómo prevenirlo y evitar su propagación: Estas son las señales.

Estamos en la temporada perfecta para cultivar nuestros queridos tomates. Los tomates son prácticamente la base de la cocina mediterránea. Entre ensaladas, caprese, salsas, etc., son el alimento más variado y delicioso que la naturaleza ha podido ofrecernos. Hay decenas de variedades diferentes de tomates y podemos cultivar el que más nos guste. Cultivar tomates no es tan sencillo: son frutos frágiles y muy sensibles a las agresiones externas.

Si no tomamos las precauciones adecuadas durante la fase de cultivo, no debemos sorprendernos si no estamos satisfechos con el resultado. No solo debemos pensar en alimentar y regar la planta, sino también prestar atención a las enfermedades que algunos hongos podrían introducir en nuestro jardín. Estas no son enfermedades dañinas para los humanos, pero sí dañan nuestros tomates y su integridad. A continuación, le indicamos cómo prevenir y reconocer una enfermedad fúngica.

Enfermedad fúngica del tomate: mildiú velloso del tomate

Algunas enfermedades fúngicas pueden causar estragos en todo nuestro jardín. Hay ciertas enfermedades que se desarrollan con mucha facilidad y pueden destruir todas las plantaciones de tomate. El mildiú velloso es uno de ellos. El mildiú velloso del tomate es una de las enfermedades más comunes, pero también la más peligrosa, del tomate. Esta enfermedad se manifiesta directamente en las plántulas, por lo que se debe implementar la prevención y protección desde el principio. Es causada por el hongo Phytophtora Infestans. Pero, ¿cómo podemos entender cuándo este hongo ataca nuestra plantación?

Para reconocer los síntomas del mildiú velloso del tomate, es necesario revisar las plantas con regularidad. Y la protección preventiva es lo mejor. La prevención de la aparición y propagación de la enfermedad requiere medidas preventivas integrales e intervenciones frecuentes. El pseudohongo infestado Phytophthora causa daños en todas las partes de la planta. A continuación, te explicamos cómo reconocerlo.

Cuando nuestros tomates están en peligro

El clima extremadamente húmedo es ideal para el brote y la propagación de la enfermedad. Los primeros síntomas de la enfermedad aparecen cuando las plantas crecen a una temperatura de 18 a 21 grados y una alta humedad relativa del 60 al 90 por ciento. Los primeros síntomas de la enfermedad están relacionados con la aparición de manchas de color verde claro o blanquecino en las hojas de las plantas, primero en las puntas de las hojas.

Después de un tiempo y condiciones climáticas desfavorables, las manchas se extienden a toda la masa foliar. Aparece en el tallo como manchas elípticas que cambian de tonalidad desde el estado de luz inicial a un color más oscuro. Parecen tener forma de anillo, lo que provoca un bloqueo del flujo de nutrientes y, en última instancia, seca las plantas. Los frutos están cubiertos de manchas oscuras, lo que conduce a la pudrición y pudrición de la fruta y la planta. Podemos concluir que el mildiú velloso es peligroso durante todas las temporadas de crecimiento. Es necesario proteger las plantas con anticipación, especialmente antes de la larga temporada de lluvias. La alta evaporación de la humedad del suelo es más propicia para la aparición de esta enfermedad.