El romero es una hierba aromática versátil que agrega un sabor delicioso a muchos platos. Cultivar romero en casa no solo es conveniente, sino que también es la garantía de que siempre tiene romero fresco a mano. Una de las formas más fáciles de propagar el romero es con esquejes. En este artículo, te explicaremos cómo cultivar romero a partir de esquejes en agua y luego trasplantarlos a macetas para que puedas disfrutar de un suministro constante de esta hierba aromática en tu cocina.

Materiales necesarios

  • Una planta de romero saludable
  • Tijeras de podar o tijeras de podar limpias
  • Vaso o jarrón
  • Agua destilada o filtrada
  • Hormona de enraizamiento (opcional)
  • Macetas pequeñas con agujeros de drenaje
  • Mezcla de tierra para macetas con buen drenaje
  • Bolsas de plástico o film de plástico
  • Bandas elásticas o cuerdas
  • Luz solar o luces de cultivo

Paso 1: Toma esquejes de romero

Elige una planta de romero sana y madura para tus esquejes. Seleccione tallos que estén libres de enfermedades o plagas y córtelos justo debajo de un nudo de hoja. Cada esqueje debe tener entre 10 y 15 cm de largo.

Paso 2: prepara los esquejes

Corta las hojas de la parte inferior de 5 a 7 cm de los esquejes, dejando solo unas pocas hojas en la parte superior. Esto reducirá la pérdida de humedad durante el proceso de propagación.

Paso 3: Hormona de enraizamiento (opcional)

Aunque no es obligatorio, el uso de una hormona de enraizamiento puede mejorar la tasa de éxito de sus esquejes. Sumerja el extremo cortado de cada esqueje en una hormona de enraizamiento en polvo o en gel. Sacude el exceso.

Paso 4: Coloca los esquejes en agua

Llene un vaso o jarrón con unos 5 a 7 cm de agua destilada o filtrada. Coloque sus esquejes de romero en agua para que los extremos cortados queden sumergidos. Asegúrese de cambiar el agua cada pocos días para mantenerla fresca.

Paso 5: Mantener la humedad

Para crear un ambiente húmedo para sus esquejes, cubra el vidrio o jarrón con una bolsa de plástico o una envoltura de plástico. Asegúralo con una banda elástica o una cuerda. Esto evitará la pérdida de humedad y promoverá el desarrollo de las raíces.

Paso 6: Proporcionar suficiente luz

Coloque el recipiente que contiene los esquejes en un área que reciba luz solar indirecta. También puedes utilizar luces de cultivo si no hay suficiente luz natural. Evite exponer los esquejes a la luz solar directa, ya que puede causar una sequedad excesiva.

Paso 7: Mira y espera

Verifique el nivel del agua con regularidad y asegúrese de que los esquejes permanezcan sumergidos. Las raíces deben comenzar a formarse después de 5 a 15 cm por semana. Cuando las raíces miden unos 5-7 cm de largo, los esquejes están listos para ser trasplantados.

Paso 8: Trasplante a macetas

Elija macetas pequeñas con orificios de drenaje y llénelas con tierra para macetas que drene bien. Retire con cuidado los esquejes del agua, teniendo cuidado de no dañar las delicadas raíces. Plante cada esqueje en una maceta, enterrándolo a unos 2 a 5 cm de profundidad.

Paso 9: Riego y cuidado

Riegue bien los esquejes de romero recién trasplantados y coloque las macetas en un lugar soleado. Riegue las plantas cuando la pulgada superior de la tierra esté seca. Asegúrese de que el aire circule bien para evitar enfermedades.

Paso 10: Disfruta del romero fresco

Con el cuidado adecuado, sus esquejes de romero se convertirán en plantas sanas. A medida que maduran, puedes cosechar romero fresco siempre que lo necesites para tus delicias culinarias.

Conclusión

Cultivar romero a partir de esquejes en agua y trasplantarlos a macetas es un proceso simple y gratificante. Con un poco de paciencia y cuidado, puede garantizar un suministro constante de romero fresco en su cocina. Esta hierba aromática no solo realzará el sabor de sus platos, sino que también agregará un toque de vegetación a su interior. ¡Feliz jardinería!