¿Tienes un huerto o un pequeño huerto familiar y quieres aumentar tu cosecha de tomates? A continuación te explicamos cómo hacerlo en unos sencillos pasos.

Cultivar tomates es bastante simple y requiere algunas precauciones. Sin embargo, muy a menudo es difícil permitir que las plántulas se desarrollen correctamente y existe el riesgo de que se planten demasiado pronto en el suelo y no se desarrollen correctamente. Pero aquí hay un método infalible para una cosecha abundante de tomates, ya sea en el jardín o en un pequeño jardín interior.

Cultivo de tomates

Los tomates se prestan bien al cultivo, no solo en el huerto, sino también en casa. Cultivar tomates en casa puede ser una actividad divertida y gratificante y, por supuesto, conducir a una gran cosecha de tomates orgánicos frescos. Se trata de una actividad muy sencilla, que también se puede realizar con los más pequeños. En primer lugar, debe elegir la variedad de tomate. Hay diferentes variedades de tomates entre las que puedes elegir. Por lo tanto, es importante elegir la cepa que mejor se adapte a tus necesidades y condiciones de cultivo. Algunas variedades de tomate son más adecuadas para cultivar en contenedores, otras para cultivar en jardines.

A continuación, debe elegir el recipiente: si está cultivando tomates en una maceta, es importante elegir una maceta que sea lo suficientemente grande como para permitir un buen crecimiento de las raíces. También es deseable que haya orificios de drenaje para que el suelo pueda drenar el exceso de agua. A continuación, tenemos que preparar el suelo, que debe estar bien drenado y rico en nutrientes. Se puede utilizar una mezcla de tierra para macetas y compost para crear un medio de cultivo fértil.

Una vez que todo esté hecho, puede plantar las semillas o plántulas: las semillas de tomate se pueden sembrar en macetas o en un semillero, y las plántulas se pueden comprar en un vivero local. Pero, ¿cómo puede estar seguro de que las plántulas resistirán el trasplante y producirán una buena cosecha de tomates?

¿Cómo se obtiene una cosecha abundante de tomates?

Si sus plantas de tomate parecen débiles o crecen lentamente, puede ayudarlas a crecer construyendo un pequeño invernadero de bricolaje y alimentándolo con los ingredientes adecuados. Siguiendo estos pasos, aumentarás el rendimiento de tu tomate y harás que tus plantas sean mucho más fuertes y resistentes.

Comience tomando una botella de acuerdo con la maceta en la que se encuentra la plántula y córtela para que la planta pueda seguir creciendo. Esto dará como resultado una cúpula que servirá como invernadero y protegerá a la planta de las corrientes de aire, mejorará la calidad del aire y permitirá que la planta crezca.

A continuación, puede hacer un gran fertilizante para sus plántulas. Todo lo que necesitas es levadura seca, leche, azúcar y agua. Veamos cómo se hace esto de forma rápida y sencilla.

La mezcla para fertilizar las plantas de tomate

Solo se necesitan unos minutos para preparar el fertilizante para cultivar plántulas. Consigue una jarra grande y vierte 10 gramos de levadura seca en polvo y 100 ml de leche. Comience a mezclar, luego agregue una cucharada de azúcar. Mezclar todo de nuevo hasta que la solución sea homogénea. Por último, añadimos 1 litro de agua y volvemos a mezclar.

Puede usar esta solución para regar las plántulas hasta trasplantarlas. Los ingredientes utilizados son todos muy efectivos para las plantas de tomate. La levadura promueve el crecimiento natural de la planta, la leche es un excelente suplemento que previene enfermedades, mientras que el azúcar mantiene alejadas posibles plagas.

Esto dará como resultado plantas más vigorosas y exuberantes que no se verán afectadas por el trasplante y le darán una abundante cosecha de tomates cuando llegue el momento.