La primavera es el momento perfecto para fortalecer tus plantas para que crezcan en las mejores condiciones y florezcan con éxito. Para estimularlos, existe una solución muy efectiva que muchas personas desconocen. Se trata del agua de avena, un abono perfecto para cualquier tipo de jardín.

Para realzar nuestras plantas, muchos productos están disponibles, por supuesto, en centros de jardinería y otras tiendas especializadas en horticultura. Pero si eres de los que prefiere los fertilizantes naturales y ecológicos como alternativa a los productos químicos, estás tomando la decisión correcta. Siempre es más prudente proporcionar a las plantas los mejores nutrientes naturales, que no sean perjudiciales para la salud ni para el medio ambiente.

Además, el agua de avena sigue siendo una forma muy sencilla y económica de fertilizar tus plantas, fortificarlas y ayudarlas a florecer. ¿Cómo se prepara este fertilizante y se alejan todas las sustancias no deseadas que entran en las plantaciones? ¡Sigue la guía!

Agua de avena para plantas

Para preparar esta solución, basta con moler la avena, mezclarla con 1/2 litro de agua, dejarla reposar durante una hora, colar y regar la planta con esta agua. La avena también es una opción.

El hierro de la avena ayuda a la planta a florecer y a fortalecer sus raíces.

También puedes utilizar la avena como alternativa para desterrar ciertos tipos de plagas. Simplemente coloque un poco de avena en el suelo de la planta y espere a que estos indeseables se los coman y se sequen. Tenga cuidado de no colocar demasiada avena, ya que se volverá pegajosa cuando se riegue y simplemente se pegará a las hojas de la planta, lo que no es beneficioso.

Te sorprenderán los resultados: La preparación y uso del agua de avena es un maravilloso remedio herbal que puedes utilizar tanto en otoño como en invierno para ayudar a que tus plantas crezcan más fuertes y tengan una floración más abundante.

Los beneficios del agua de avena para las plantas

Tout d’abord, cet aliment est riche en potassium et en phosphore, des minéraux essentiels pour le jardinage. Ainsi, l’eau d’avoine aide les plantes à pousser correctement et les protège de différentes maladies causées par les champignons et les insectes.

D’autre part, ces minéraux stimulent la floraison des plantes, ce qui permet aux bourgeons de pousser plus rapidement, de manière plus saine et plus abondante.

El agua de avena también es un buen fertilizante casero, ya que contiene calcio que ayuda a las plantas a desarrollar raíces fuertes y sanas.

Aquí hay otro fertilizante a base de limón que también puede usar

Ingredientes:

  • 2 limones
  • Agua

Este remedio es muy fácil de preparar: Necesitas un exprimidor (opcional). Para un litro de fertilizante cítrico, exprime el jugo de dos limones en un vaso. Vierte el zumo de limón en un litro de agua. Mezcla bien y ya tienes tu abono ecológico listo para regar tus plantas.

Es importante seguir cuidadosamente las siguientes recomendaciones:

  • Este fertilizante se puede aplicar una vez cada 7 días, cuando las plantas están en flor, a principios de primavera y verano.
  • Se recomienda no almacenar fertilizante, ya que pierde sus propiedades. Sin embargo, se puede almacenar en el refrigerador durante unos días.
  • Este fertilizante es rico en magnesio, hierro y ácido cítrico, así como en una pequeña cantidad de potasio. Esto ayuda a prevenir plagas y enfermedades, especialmente en los cítricos, y promueve la producción de más fruta.